Esto es lo que yo llamo una cámara compacta

MAME-CAM

La MAME-CAM parece un pequeño juguete, el pequeño adorno que los japoneses aman colgar de sus teléfonos móviles. Pero es mucho más que un simple objeto decorativo, es una verdadera capaz que toma verdaderas fotografías.

Las capturas se guardan en una microSD de 32GB y su sensor de 2 megapíxeles puede tomar fotos sin que nadie se de cuenta. Obviamente la calidad no es muy buena, pero probablemente sea similar a esos móviles con cámara de media distancia. De hecho, puede llegar a ser incluso una mejor cámara debido a su pequeñísimo tamaño, similar a la yema del dedo.

Si quieres una, costará $95 dólares en Japón.

Fuente


Artículos relacionados

error: Contenido protegido.