Ereader: la mejor plataforma para leer libros electrónicos

Ereader la mejor plataforma para leer libros electrónicos

El avance de las ventas de los tablets y el descenso en algunos lugares del mundo de la venta de los libros electrónicos, aunque agradezco que ésta no sea una tónica generalizada, está haciendo que mucha gente se plantee sobre cuál es la mejor plataforma para leer libros electrónicos, aunque los que solemos leer a menudo no tenemos dudas, pero quizá, para el lector ocasional a la hora de buscar un dispositivo donde poder leerlos, el tablet pueda ser decisivo.

Seguro que no es la primera vez que os planteáis esta pregunta, porque es algo que se torna verdaderamente importante antes de comprar un ebook. Aunque parezca lo mismo un tablet y un ereader, a la hora de leer libros no lo son. No es lo mismo el paso de página, la duración de la batería o su visionado por ejemplo; seguro que ya sabréis de qué estoy hablando.

Obviamente habrá personas a las que les guste disfrutar de un libro electrónico en un tablet por las ventajas que tienen esta clase de dispositivos pero, llamadme purista, siempre preferiré un lector de libros electrónicos a la hora de leer. Y si quiero algo más, como ver películas, escuchar música, sacar fotografías, grabar vídeo o jugar con una aplicación, me compro un tablet.

Siempre he considerado que uno de los factores más importantes en el momento de leer un libro impreso es contar con un ambiente agradable y sin distracciones para sumergirnos de lleno en la trama del libro que vayamos a leer; lo mismo me ocurre cuando leo libros electrónicos, no quiero que me moleste un aviso de ninguna web o de alguna aplicación o incluso preocuparme por el tiempo de la duración de la batería entre otros.

Vale, sé que algunos de vosotros diréis que puedo prescindir de los sonidos de aviso o incluso quitarle la conexión a Internet para no recibir actualizaciones o cualquier otra clase de mensaje que perturbe mi escaso tiempo para leer, pero para eso, insisto, tengo mi lector de libros electrónicos.

Eso sí, aunque parezca que soy demasiado extremista, lo único que tengo en contra de estos dispositivos, y que conste que es una opinión personal, es que cada cosa está diseñada para lo que está diseñada y para un ebook, no me separaré de mi ereader. ¿A vosotros os pasa lo mismo?

 

Post patrocinado por Librista.es


Artículos relacionados