Contraseñas que nunca deberías utilizar

En los comienzos de la era del Internet público, la mayoría de los usuarios contaban con una sola casilla de correo, y por ende era fácil recordar su contraseña. No había además servicios como Facebook, Twitter y demás como para tener que recordar contraseñas adicionales. Hoy en día las cosas son muy distintas, ya que la mayoría de las personas deben recordar al menos dos o tres contraseñas de varios sitios o servicios. Usar una misma contraseña en todos estos portales nunca es una buena idea, ya que si esta es descubierta en uno de ellos el resto de nuestros accesos estarían en peligro, lógicamente. Tener contraseñas distintas ha llevado a la gente a comenzar a disminuir la complejidad de las mismas, y eso tampoco es una buena idea.

Contraseñas que nunca deberías utilizar

 

Existen diversos tipos de contraseña que deberíamos evitar. Hay algunas que son muy obvias como la típica “123456” o nuestro nombre por ejemplo, pero tampoco es recomendable el uso de contraseñas que involucren otros detalles personales del usuario, como puede ser por ejemplo nuestro año de nacimiento, nuestro teléfono, el nombre de nuestra novia, etc. A su vez, tampoco se sugiere hacer uso de palabras que se puedan encontrar en el diccionario, y con esto nos referimos a cualquier palabra sin importar si es en inglés o en español. Debemos evitar también diversos elementos culturales, así que olvidate de usar “superman” como contraseña, y mucho menos combinaciones de teclas demasiado obvias, como pueden ser “qwerty” o “abc123”, etc.

¿Qué debe incluir una contraseña fuerte? Estas cuatro cosas:

-Su extensión debe ser de al menos 8 caracteres.
-Se deben utilizar letras mayúsculas y minúsculas.
-Se deben utilizar números.
-También debe contener símbolos (!?#$&/).

Si combinamos estos cuatro elementos en una contraseña, den por seguro que las posibilidades de que la misma sea descubierta por algún tercero son prácticamente nulas. Por supuesto cuanto más larga y compleja sea la contraseña, mejor aún, aunque tampoco debemos usar una que luego no seamos capaces de recordar.

Cuéntanos: ¿qué otros ejemplos de contraseñas que nunca se deberían usar conoces?


Artículos relacionados

error: Contenido protegido.