Espiar a tus hijos no es la solución ante los riesgos digitales

Actualmente, existe un mercado creciente de software especializado para que los padres puedan rastrear la actividad online en los móviles de sus hijos. La popularidad de estas aplicaciones ha generado un debate renovado acerca de temas como la privacidad de los niños y los derechos y responsabilidades de los padres.

Estas aplicaciones permiten que los padres monitoreen, de manera remota, la actividad en el teléfono de sus hijos, incluyendo ver los mensajes privados de Facebook o las conversaciones en servicios de mensajería como WhatsApp (tal como vimos ayer cuando les presentamos el software para espiar un WhatsApp ajeno), el historial de navegación web y el uso de las redes sociales tales como Facebook o Instagram.

También brinda información a los padres acerca de la ubicación actual y el historial de ubicación del teléfono de sus hijos.

padres espian niños con internet

Aplicaciones espías para vigilar a tus hijos no son la solución

La presencia de estas aplicaciones para espiar móviles es indetectable, por lo que la única forma en que el menor de edad puede saber que está siendo monitoreado es si su mismo padre le informa.
Encuestas recientes demuestran que es bastante común que los padres supervisen digitalmente a sus hijos. Según un estudio reciente de Pew Research, más del 60 por ciento de los padres monitorean los sitios web que visitan sus hijos y lo que hacen en las redes sociales.

Mientras que un 35 por ciento de los padres tienen las contraseñas de las cuentas de redes sociales de sus hijos. Sin embargo, tanto la policía como expertos en seguridad cibernética y psicólogos infantiles, han advertido a los padres acerca del uso de aplicaciones para monitorear WhatsApp, por nombrar alguna, debido al posible impacto en la confianza en la relación padre / hijo.

Aunque exista la posibilidad de controlar el WhatsApp de tus hijos, la recomendación es evitar caer en este tipo de prácticas. Lo mejor es educar a tus hijos en el buen uso de las herramientas tecnológicas, y que ellos puedan distinguir entre lo que está bien y lo que está mal.

Es muy probable que la diferencia generacional cree una barrera de comprensión ante los avances tecnológicos, pero ante esto la respuesta es simple: como padre debes esforzarte y aprender.

Educación digital para prevenir riesgos innecesarios

Es vital que pongas de tu parte y te mantengas actualizado, y así puedas entender cómo funcionan las aplicaciones y conocer en detalle los riesgos a los que están expuestos en un entorno digital. La realidad es que los jóvenes ponen a menudo en riesgo su privacidad, y muchas veces no tienen reservas cuando se trata de exponerse ante extraños.

Por ello, no es algo fuera de lugar que los padres deseen intervenir a tiempo y protegerlos. Pero estrategias como software espía o la restricción del uso del móvil pueden terminar por empeorar la situación.

La tecnología permite ayudar a padres e hijos a ser más inteligentes con respecto al mundo digital, aprovechando tanto sus beneficios como identificando sus peligros. Lo importante es que los padres no confíen ciegamente en una solución única y milagrosa para mantener a sus hijos seguros, sino que se dediquen a desempeñar un papel activo.

Si le quitas el celular a tu hijo o instalas una app para localizar personas sin que lo sepan, nada le impide que use el de un tercero para conectarse, o que la persona que le hace cyberbullying a través de Instagram lo deje de hacer rata de intentar entender sus problemas y ganarte la confianza de tus hijos, estableciendo un espacio seguro de comunicación en el que se sienta cómodos en confiarte sus problemas.

Si los espías solo terminarías consiguiendo que nunca se fíen de ti y te rechacen.

La tecnología es una herramienta, pero lo más importante es construir una relación abierta, honesta y de confianza con tus hijos, de forma tal que puedan sentir tu apoyo cuando experimenten algo inapropiado en línea. Eso es lo que esperan que hagas en su vida fuera de Internet, así que debería ser lo mismo en su vida digital.

¿Cuál es tu experiencia con tus hijos e Internet? ¿Confías en ellos y les educas adecuadamente para prevenir riesgos?


Artículos relacionados

error: Contenido protegido.