Software Propietario

Existe en el mundo software del tipo que nos podamos imaginar: desde simples procesadores de texto hasta programas altamente complejos utilizados para enviar sondas espaciales a otros planetas. Los distintos software que existen ahí fuera suelen ser desarrollador por un equipo de personas y posteriormente lanzados o liberados bajo una cierta licencia.

Dependiendo de la licencia usada para lanzar o liberar el producto se puede dar una clasificación al software en cuestión, y una de dichas clasificaciones recibe el nombre de software privativo.

¿Qué es Software propietario?

Definición de Software propietario

El software privativo es uno de los diversos tipos de software que existen en el mercado, y a menudo también recibe el nombre de software propietario, dada su naturaleza.

¿Pero cómo puedo reconocer exactamente un software privativo? Pues a simple vista no se puede, de hecho hay que indagar un poco, y si sabes donde busca será fácil de identificar, ya que hay un importante factores que te dice que el software que tienes frente a ti es privativo o propietario: el acceso a su código fuente.

Con acceso al código nos referimos a si se puede acceder al código fuente o no, ya que en el caso del software propietario o privativo su característica principal es que el acceso al código fuente no está permitido, es decir que no se puede ver el código fuente de forma libre.

El código fuente de un software privativo solo puede ser visto y manipulado por los desarrolladores. Ningún tercero tiene permitido tan siquiera ver dicho código, ya que hacerlo en algunos casos puede ser considerado una quebrantamiento de la ley.

En algunas pocas excepciones se puede dar que la empresa propietaria (o bien el propietario en el caso de tratarse solo de una persona jurídica) del código brinde un permiso expreso a un tercero para permitirle al mismo ver el código de un programa o modificarlo, pero son casos más bien raros y que no se dan muy a menudo.

Para el software privativo, la persona que tenga los derechos de autor del mismo tiene la completa libertad de elegir lo que un usuario puede o no hacer con el software en cuestión. Dicho de otra forma, un software privativo solamente puede ser utilizado de acuerdo a las condiciones que el propietario de dicho software indique.

El software privativo es a menudo visto como lo opuesto al software libre, y si tenemos en cuenta que este último brinda gran cantidad de libertades al usuario a la hora de ver, usar, modificar y distribuir un programa, entonces ciertamente se le puede dar el papel de opuesto.

De hecho podemos decir que el término software privativo o propietario nación con el propósito de darle un nombre a los programas que suprimen alguna de las cuatro libertadas básicas que el software libre nos da.

Tipos de Software propietario

El software propietario es bastante diversos, existe toda clase de programas que encajan dentro de esta categoría, pero hay un punto importante a destacar que a veces se da por asumido y no es así siempre: el software propietario no necesariamente es un software de pago.

Así es, que no podamos ver el código fuente de un programa en particular no quiere decir que dicho programa tenga que ser de pago. Esto claro es algo que se da en muy pocos casos, ya que en la gran mayoría de las ocasiones el software propietario sí es software comercial, es decir, lleva un costo asociado.

Existen diversos tipos de software privativo, aunque debemos dejar en claro que por cada uno de estos también existen sus alternativas libres, así que si encuentras algún software privativo y no tienes la oportunidad de adquirir su licencia (en caso de que sea de pago) entonces no desesperes y busca una alternativa libre.

  • Sistemas operativos: el mejor ejemplo de software propietario posiblemente te lo encuentras a diario nada más encender tu computadora u ordenador, al menos claro que uses Linux o algún derivado no comercial. Sucede que el software de sistema como Windows o Mac son ejemplos muy comunes de software propietario y es muy probable que tengas uno de ellos en tu PC o laptop.
  • Navegadores Web: ¿cuál es el navegador web más utilizado del mundo? Google Chrome por supuesto. ¿Es un navegador que tenga un costo asociado? No, pero a su vez tampoco es un navegador libre ya que cualquier persona no puede tener acceso a su código, y por las dudas nos referimos al código de Chrome en sí, no del proyecto Chromium del cual es derivado y que obviamente tiene sus diferencias.
  • Antivirus: pues bien, has encendido tu computadora, iniciado un sistema operativo del tipo privativo y abierto probablemente un navegador de la misma clase como Chrome o Safari. ¿Qué otro tipo de programa importante seguramente ha comenzado a correr cuando accediste al escritorio de tu PC? El antivirus, sea un antivirus gratuito para Windows o uno de pago, y es bastante probable que el que tengas instalado sea un software propietario, después de todo no tiene mucho sentido que haya por ahí un antivirus de código abierto y libre que cualquier tercero malintencionado pueda ver y usar a su favor, ¿verdad?
  • Software de oficina: otro ejemplo clásico de software propietario es el que se suele usar para realizar ciertas tareas de oficina, y sucede que en la gran mayoría de los casos la suite de oficina que nos vamos a encontrar es nada más y nada menos que el archiconocido Office de Microsoft. Si por casualidad no has podido hacerte con Office por alguna razón entonces es casi seguro que estarás usando alguna alternativa libre como el querido LibreOffice, pero hoy en día es tan sencillo conseguir una versión pirateada que la versión libre a menudo es pasada por alto.

Software propietario vs Software libre: Diferencias

Como decíamos hace ya varios párrafos, el software propietario a menudo es visto como el gran opuesto al software libre, y es que ciertamente tienen grandes diferencias que los hacen ver cómo rivales naturales. Veamos entonces cuáles son las diferencias que colocan al software libre y al software propietario en rincones opuestos del ring.

Licencias y libertades

El software propietario suele estar lanzado bajo licencias especiales que impiden el normal acceso al código fuente o la posibilidad de realizar modificaciones sobre el mismo, sin mencionar que también se limitan las condiciones bajo las cuales se puede usar un programa.

Con el software libre no sucede nada de esto, ya que podamos usarlo cuando y cómo queramos, podemos estudiar su código e incluso podemos modificarlo y compartirlo con el resto de la comunidad.

Desarrollo

Una diferencia clave entre el software libre y el software propietario es que en el desarrollo de este último solo pueden intervenir personas expresamente autorizadas a ello que formen parte de la empresa propietaria del software o bien que tenga un permiso especial.

En el caso del software libre en el desarrollo puede intervenir prácticamente cualquier persona que tenga los conocimientos necesarios para hacerlo, las implementaciones y mejoras no quedan en manos y mentes de unos pocos.

Futuro

Contar con un software propietario no quiere decir que vaya a seguir mejorando para siempre, ya que si por ejemplo la empresa detrás de él da a la quiebra o simplemente decide descontinuar el producto entonces nunca más recibirá actualizados, a menos claro que otra empresa adquiera sus derechos.

Esto no sucede en el mundo del software libre, ya que los programas tienen el respaldo de comunidades enteras y es casi seguro que siempre habrá alguien listo y dispuestos a tomar la posta de un proyecto que otros no puedan continuar.

Costos

En la mayoría de las ocasiones el software propietario es creado con el fin de obtener ganancias, y esto puede llevar a que la empresa desarrolladora aplique nuevas tarifas, renovaciones de licencias o incluso requerimientos que impliquen adquirir algún otro producto, como por ejemplo un sistema operativo propietario más moderno que el que tengamos o un nuevo dispositivo, esto último bastante común en el caso de equipos de Apple por ejemplo.

Con el software libre esto no sucede: nadie nos obliga a montar un sistema operativo nuevo ni a cambiar de PC cada uno o dos años, dado que no se busca una ganancia económica.

10 Ejemplos de Software Propietario

Y no podemos seguir hablando sobre software propietario sin obviamente incluir algunos ejemplos de software propietario, así que vamos a echar un pequeño vistazo a 10 de ellos, para que te hagas una mejor idea del tipo de programas que se encuentran dentro de este grupo.

Windows: el sistema operativo de Microsoft es el ejemplo de software propietario por excelencia. Nacido para lucrar, obligar al usuario a cambiar de equipo cada pocos años y contando con toda clase de licencias que impiden legalmente (aunque no en la práctica) su utilización, modificación o distribución.

Safari: el navegador web de Apple es otro ejemplo típico de software propietario, ya sea en su versión de escritorio, móvil o tablet. Un punto importante a mencionar es que, dadas las tecnologías que usa, el motor de Safari es considerado como software libre, pero no nos dejemos engañar, pues si lo vemos como un todo es un ejemplo más de software propietario.

Office: la suite de oficina desarrollada por Microsoft es otro gran ejemplo de un software propietario. Programas como Word, Excel o Powerpoint forman parte de este paquete de herramientas tan conocido. En ocasiones además podemos hacernos con algunos programas adicionales si estamos dispuestos a pagar por ellos, como el cliente de correo Outlook o el gestor de bases de datos Access, entre otros.

Photoshop: el famoso editor de fotos e imágenes de Adobe es otro ejemplo muy conocido de software propietario. Se trata de una herramienta muy potente usada por la gran mayoría de los profesionales de la industria del diseño gráfico y también por quienes siguen una carrera de diseño gráfico en general.

Tienen muy pocos rivales en el mercado, siendo quizá los más notorios Corel Draw y GIMP, este último un software libre.

Norton AntiVirus: y así como mencionamos a Norton podemos mencionar a un puñado más de antivirus que son software propietario, pero con nombrar a uno es suficiente. Norton es uno de los antivirus más conocidos y usados del mundo, es propiedad de la empresa Symantec, quienes lo distribuyen tanto en su versión gratuita como en su versión de pago, esta última integrando muchas mejoras y funciones adicionales comparada con la versión gratis.

iTunes: vamos a sumar otro producto de Apple a la lista, y esta vez es su conocido reproductor de música iTunes. Hoy en día ya no es solo un reproductor musical, ya que por medio de él también podemos realizar compras de diversos contenidos de tipo multimedia como canciones, videos, películas, etc.

Es una de las gallinas de huevos de oro de Apple, dado que genera ganancias anuales por más de $10.000 millones de dólares.

Windows Media Player: en su versión en inglés lo conocemos como Windows Media Player, mientras que en español se trata del Reproductor de Windows Media. Es uno de los productos más viejos de Microsoft que se mantienen casi vigentes al día de hoy más, más de dos décadas luego de su primer lanzamiento.

Cabe mencionar que en las versiones más recientes de Windows 10 ya no es incluido, sin embargo igual es posible descargarlo.

Videojuegos: obviamente todos los videojuegos del mundo no entran dentro de la categoría de software propietario, pero sí la gran mayoría de ellos. Cualquier videojuego perteneciente a franquicias muy reconocidas y que son propiedad de grandes corporaciones seguramente sea software privativo. A lo largo de la historia muy pocos videojuegos libres han alcanzado un nivel de popularidad alto.

AutoCAD: este es un ejemplo de uno de los software privativos más viejos que existen, habiendo sido lanzado originalmente en el año 1982. Se trata de uno de los programas de diseño orientado a CAD, es decir para realizar diseños asistidos mediante computadora, y es utilizado principalmente por arquitectos e ingenieros para realizar toda clase de proyectos de pequeño, mediano y gran porte, siendo fácilmente el software más usado de su tipo a nivel global.

TeamViewer: se trata de un software propietario extremadamente usado en actividades relacionadas con el soporte a distancia, lo cual lo hace muy común en empresas de soporte de IT y similares.

Si bien es muy usado en ese ámbito, la función de TeamViewer es permitir que una computadora tome el control de otra, comparta archivos, comparta escritorio, y más. Dada su naturaleza, incorpora varias funciones de seguridad para proteger la conexión entre los equipos.

Resumen

Con lo visto en este artículo queda muy en claro que el software propietario es uno de los aspectos más importantes de la tecnología actual, ya que gran cantidad de programas y herramientas muy populares que se usan a diario por millones de personas son de este tipo.

Desde sistemas operativos hasta aplicaciones multimedia, el software propietario está presente en todos lados, y si bien a nivel de oficinas y en el ámbito empresarial existen diversas alternativas libres a programas muy usados, un sector que domina casi por completo es el de los videojuegos.

Considerado como el eterno rival del software libre, el software privativo tiene algunas diferencias bien marcadas, como es el caso de las licencias y libertadas que da al usuario, los ciclos de desarrollo y soporte sostenido, y por supuesto en muchos casos lleva un costo asociado.


Artículos relacionados

Reply

error: Contenido protegido.